LA CANCIÓN DEL PARIA

"... y siempre voy vagando... y si algún día siente, mi espíritu, apagarse la fe que lo alumbró, sabré morir de angustia, más, sin doblar la frente, sabré matar mi alma... pero arrastrarla no" (O. Fernández Ríos)

domingo, 12 de junio de 2011

ITALIANOS EN MERCEDES (2)

ITALIANOS EN MERCEDES (2)
En mayo 1884 se comienza a hablar de la personería jurídica para la Soc. Italiana de Mercedes. Es en esa misma reunión, Verbale nº 65, donde se propone nominar una Comisión que estudie la compra de un terreno para levantar el edificio de la Sociedad, acta que firman Dufour como pte. y Beltramo como strio. Según verbale 72 fallece el socio honorario Bartolomeo Bonifaccini y se resuelve costearle féretro y carroza, “como obra de caridad al compañero de armas del inmortal Garibaldi”. Es en este mismo año 1884 donde se invita a la Sociedad a estar presente con su bandera en la colocación de la primera piedra del “Ospedal Italiano” en Montevideo.
Es en el acta 79 del 30 de noviembre de 1884 donde se habla con la intención de formar una Banda de música, que obviamente luego se constituiría para pasar a ser una historia misma dentro de la vida de la institución y de la ciudad entera. Es así que el 21 de diciembre 1884, en la sala colegio del Sr. Giuseppe Campos, se aprueba por unanimidad la formación de la Banda. El 3 de mayo de 1885, casualmente en la sala colegio del Sr. Campos, donde se establece el reglamento para la Banda. Las actas de la Sociedad continuaban escribiéndose en italiano, pero todo el reglamento de la Banda, escrito en el acta, está en castellano, “todo italiano o hijo de padres italianos podrá formar parte de esta Banda…” y el primer director Giuseppe Bonessatti.
LIBRO DE SOCIOS - Vayamos al libro de socios 1880-1884: Socios honorarios: 1- Giovanni Savini, 2- Albino Benedetti, 3- Eugenio Ramella, 4- Giuseppe Campos, 5- Martino Irizarri, 6- Andrea Uriarte, 7- Eduardo Díaz y Sienra, 8- Giovanni Elisague, 9- Isidoro De María y 10- Giobat.ta Soumastre.
SOCIOS FUNDADORES: Figuran numerados desde el 1 y con apellidos, más abreviatura de nombres, más el pago de las cuotas mensuales desde mayo hasta diciembre: Molinari, Viglienghi, Nisivocia (figura que se retiró en julio 1880), Giuzio, Ducatelli, Mai (se retiró en junio 1880), Riva (se retiró en octubre 1880), Reffino, Salvo, Beltramo, Beltramo, Bonesatti, Battro (Antonio, Luis y Giobatt.ta), Bassani, Schettini, Pozzi, Urta, Rivara, Riela, Ferrari, Dufour, Ramella, Console, Giorgetti, Manfredi, Mazzochi, Cavalli, Giovio, Rampazzi, Galli.
Luego aparecen nuevos socios: Ansaldo, Cozzani, Albertazzi, Barbieri, Borghi, Nolé, Papaleo, Pinto, Mazzochi (se retiró en noviembre), Costa, Rivara, Ciappessoni, Sinibalde, Bonino, Battro, Ferrario, Vespa, Magnoni, Solari, Capra.
Estos son algunos apellidos solamente. La Sociedad conserva muchos libros de socios, en algunos casos con lugares italianos de procedencia, nombre de padres, profesiones. Recorrer ellos es recrearse en la historia misma de Mercedes y encontrarse con apellidos muy comunes de nuestra ciudad. Avancemos algunos años, en la página 269 de un libro de socios dice: “resumen de socios al 31 de agosto de 1938: 57 italianos, 209 descendientes, 2 extranjeros (uruguayos). Total de socios: 268 (informe la legación)”.
SECCIÓN FEMENINA - Pasemos a las damas, pues hasta ahora nos habíamos encontrado en los libros de socios nombres de hombres. Es en 1937 donde “un elevado número de damas” eleva nota a la Comisión Directiva para que se estudie el funcionamiento de la Sección Femenina. La Asamblea Gral. Ordinaria del 23 de enero de 1938 aprueba por unanimidad el funcionamiento de esta Sección, que inicia sus actividades en agosto de 1938, al haber alcanzado el número reglamentario de 150 asociadas. La Sociedad entonces agrega a su equipo de médicos a la Dra. Alcira Maglia. Comienzan a organizar fiestas en el salón social y lo recaudado se destina a honorarios médicos, gastos de farmacias, oculista y lentes, etc. La Asamblea Gral. Ordinaria del 1 de febrero de 1942 aprueba definitivamente su incorporación a la Sociedad.
Elvira F. de Picasso, Dominga L. de Navascues, Rosa G. de Martínez, Ema Rosa Zefferino, Lucía B. de Francia, Carmen L. de Fernández, Elvira B. de Gury, Rosa Marino, Carolina Birraschi, M. Luisa Turuani, Mercedes Gavarone y Margarita L. de Suffiotto son las mujeres que por primera vez vemos integrando la Comisión Directiva, en este caso la Com. de Inspección, año 1943.
En la Asamblea del 27 de enero de 1946 logran por votación unánime que también les correspondan a las damas los beneficios de la Caja de Pensiones (ancianidad, invalidez, etc.). Es así que comienzan a llevarse libros de socias y recorrerlos es tener presentes apellidos muy comunes de nuestra ciudad. La sección femenina lleva su resumen económico-administrativo a la par de la sección masculina.
Los libros de la Sociedad desprenden historia pura. Se conserva al detalle cuando se decidió poner butacas para el “salón biógrafo”, cuando era presidente Alfredo Magliacca (otra historia misma dentro de la Sociedad), llamado a licitación y obra adjudicada a Daniel Gioia. Serían colocadas 373 butacas en el salón social. En 1935 la construcción de “cabina de biógrafo” para el salón social, cuando el pte. era David Imperiali y el strio. Magliacca. El trabajo se adjudicaría a Francisco Gioia.
SOCIOS HONORARIOS DE LA SOCIEDAD.- Desde sus propios comienzos la Sociedad Italiana tuvo socios honorarios. Al 31 de diciembre 1937 eran: Albino Benedetti, José Campos, Eduardo Díaz Sienra, Ramón Elisague, Isidoro De María, Carlos Babuglia, Edmundo de Amicis, Dr. Domingo Pittamiglio, Gral. Gervasio Galarza, Antonio López, Enrique Sueyras, Dr. Serafino Rivas, Dr. Marcos Pereira Núñez, Prof. Fernando Beltramo, Pedro Cavalli, Segundo Albertazzi, José Bonessatti, Luis Ferrari, Dr. Juan Rivara, Gaspar Bianchi, Gral. Enrique Caviglia.
Además, como lo certifica la tapa del Boletín Anual de 1943 de la Soc. Italiana, la institución fue “decorada con el Diploma de Honor de la Cruz Roja Italiana y el Diploma con medalla de plata de la Exposición Internacional de la Industria y el Trabajo, Turín 1911”.

Federico Marotta